Un Día Como Hoy En La Salsa
Efemérides-Salseras
Efemérides-Salseras

Efemérides: 09 De Junio

La Esquina Del Movimiento presenta en esta entrada las Efemérides: 09 De Junio. Gracias a Nuestro Colaborador desde Venezuela «Jhonatan Núñez». Él nos dicta cátedra de Efemérides Salseras mes a mes. Jhonatan, ¡Dios lo Bendiga por su Ayuda a Este proyecto!

Efemérides: 09 De Junio

Efeméride #1 / Tata Guerra

Iniciamos el día de hoy en las Efemérides: 09 De Junio hablando de Luís “Tata” Guerra, nace el 9 de junio del año 1934 en Guanabacoa, Cuba. Maestro Percusionista Brillante, Compositor y Arreglista, poseedor del Record Guinnes al ser el músico que ha acompañado tanto en vivo como en grabaciones al mayor número de intérpretes de la Salsa y el Jazz.

Proveniente de una familia de tradición musical (padre y hermano), estudió música y saxofón en la Escuela Salesiana de Guanabacoa.

Aprendió a tocar la tumbadora y los ritmos de Rumba y Guaguanco en su barrio en la década de los 50’s.

De fama y reconocimiento mundial, si hizo ciudadano venezolano luego de una larga carrera profesional. Murió el 24 de febrero del año 2015.

Por Jhonatan Nuñez

Efeméride #2 / Bobby Valentín

Continuando con las Efemérides: 09 De Junio. Nos referimos a Roberto “Bobby” Valentín Fred “El Rey del Bajo”, “El Chacal” nace el 9 de junio del año 1941 en Orocovis, Puerto Rico. Emblemático Bajista, Arreglista, Productor y Director de su orquesta e integrante fundamental de “Fania All Stars”. Dueño fundador de “Bronco Records”. Genuina referencia del movimiento salsero mundial.

Efeméride #3 / Elena Burke

Finalizamos estas Efemérides: 09 De Junio con Romana Elena Burguez González «Elena Burke«, «La Señora Sentimiento«, fallece a causa de una enfermedad terminal (Sida), el 9 de junio del año 2002 en La Habana, Cuba. Populosa Cantante de Boleros y Baladas, que alcanzó la cúspide en los 60’s.

Comenzó su carrera trabajando en radio en los años 40’s, pero comenzó a trabajar con grupos más pequeños en los años 50’s.

En 1952, se unió a un proyecto, el del pianista Aida Diestro, que había organizado un cuarteto vocal llamado «Cuarteto D’ Aida». Los miembros originales eran Elena Burke, Moraima Secada, Omara Portuondo y Haydée Portuondo. Después de que ella consiguiera una cierta atención, comenzó su carrera de solista.

Antes la revolución cubana ella era una artista a solista, que se presentaba en cabarets elegantes en La Habana. Su voz pareció llegar a ser más fuerte con su edad; su sutileza con toda la técnica sofisticada honró cada canción que ella cantó con un peso emocional. A través de los años Elena, grabó con algunas de las grandes bandas cubanas, como por ejemplo: la «Orquesta Aragón».

Era la madre de Malena Burke y abuela de Lena, también cantantes cubanas bien conocidas. Nació el 28 de febrero de 1928 en La Habana, Cuba. Elena, como muchas otras figuras de la música popular cubana, debutó en la radio y de allí muy pronto pasó al cabaret. Antes de ser solista, sus dotes innatos de cante se alimentaron con la participación en varios de los más importantes cuartetos vocales de los años cuarenta; «Cuarteto de Facundo Rivera», «Cuarteto de Orlando de La Rosa» y las D’Aida.

En 1957, Álvarez Guedes le produjo a Elena Burke su primer disco de larga duración para su sello Gema. El puso condiciones espléndidas desde el punto de vista orquestal, para que Elena enseñara sus poderosas cartas credenciales como una de las más importantes voces del cancionero en lengua hispana durante el siglo XIX.

A principios del año 2000, se regó el rumor de que había muerto, siendo esto falso. Por eso, en el momento en que la radio y la televisión dieron la noticia de que ella volvería a presentarse en la Sala Avellaneda, a cantar, todo Cuba, como un solo corazón, se paralizó. Todo el que cupo se metió en el Teatro Nacional de Cuba a ver a Elena el día señalado, más bien, a comprovar que era verdad que todavía era posible querer o malquerer a través de las canciones de ella, como una carpa milagrosa arma con su voz.

Al fin se abrió el telón y todo el mundo se quedó callado al verla ahí, en un sillón de ruedas con un micrófono delante… El amor pudo más que la incertidumbre y poco después rompió un aplauso interminable, al que ella respondió diciendo: “Yo hubiera querido agredecerles de pie…” Una voz del público le interrumpió: “No importa, Elena. Estás aquí con nosotros”. Entonces ella empezó a cantar tímida, como una adolescente que sale por primera vez al escenario. Cantó muchas canciones tratándose de entregar toda y empezaron a gritos las peticiones. Nadie sabía, ni quería saber, como terminaría aquello. Fue cuando a petición de un admirador que estaba en el tercer balcón, ella comenzó a cantar Yolanda, de Pablo Milanés. Todavía no había llegado ni a la mitad de la canción y se quedó en blanco.

Sus inicios profesionales los tuvo como vocalista de la orquesta de la emisora Mil Diez, dirigida por los maestros Adolfo Guzmán y Enrique González Mantici. De ahí, su paso lo vieron varias agrupaciones, hasta llegar Dámaso Pérez Prado y convertirse en su primer pianista acompañante. Más tarde ingresó como figura central en los espectáculos que se realizaban en el Teatro Fausto y el Tropicana de Cuba.

Su primera salida al extranjero la realizó en 1950 como parte del show de «Las Mulatas de Fuego», provocando, con su voz de tintes negroides y resonancias operísticas, gran revuelo en el espectro nocturno de aquellos años.

En agosto de 1952 debutaron en el Carrousell de la Alegría, espacio televisivo presentado por Germán Pinelli. Recién acababan de montar dos números: «Mamey Colorado» y «Cosas Del Alma», cuando de ahí pasaron al Show de Mediodía y eso les hizo pensar en extender su repertorio, entonces armaron: «Que Jelengue», «Profecía», «Ya No Me Quieras» y «Las Mulatas Del Cha Cha Cha». Todo prometía; sin embargo, la irregularidad en los contratos fracturó el proyecto y provocó la separación.

Elena dominó un vasto repertorio que comprende por lo menos las cinco últimas décadas del cancionero cubano, desde la cima de la trova tradicional hasta la interpretación más decantada de la canción contemporánea.

Ella ha sido de las pocas, por no decir la única, que logró combinar con sabiduría y buen gusto, estilos tan variados como los de Ernesto Lecuona, Silvio Rodríguez, Ignacio Piñeiro, Sindo Garay, Mirta Silva o Pablo Milanés. Y eso no es una identificación, sino la prueba más rotunda de su condición de gran estilista, que le permitió en vida abarcar cuanto registro y cuanto acorde existe sobre el pentagrama; porque ella descubrió con su voz la maravilla de lo nuevo.

Fuente: https://www.ecured.cu/Elena_Burke

 

Ver También

Efemérides-Salseras

Efemérides: 11 De Agosto

La Esquina Del Movimiento presenta en esta entrada las Efemérides: 11 De Agosto. Gracias a Nuestro Colaborador desde Venezuela …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *